Consejos para una vivienda sostenible.

Sabemos que como lector de este blog estás interesado en la sostenibilidad, y no únicamente en temas de movilidad. Por eso hoy te traemos una entrada sobre la sostenibilidad en las reformas y el hogar.

De la misma manera que un vehículo puede ser más eficiente según su tipo de uso y emisiones asociadas, una vivienda también puede ser más sostenible según una serie de criterios.

Casa pasiva

Pero, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de construcción sostenible? ¿Cuáles son los requisitos de una casa con cero impacto ambiental? ¿Cuáles son las diferencias en términos de costos con una casa tradicional?

Se trata de asuntos extremadamente importantes, por dos razones fundamentales: primero, las energías disponibles en nuestro planeta son de cada vez menos; segundo, los niveles de contaminación son de cada vez más alarmantes.

Introducir un círculo virtuoso en oficinas y hogares, es un gran paso hacia un cambio de hábitos en el que todos deberíamos participar, no sólo por amor a nuestra tierra, sino también por la reducción de costes en las facturas.

Otra gran ventaja a largo plazo es el aumento del valor de la propiedad: tomando las medidas pertinentes, puede aumentar el valor de mercado incluso en un 10%.

Ahí van algunos consejos de habitissimo a favor de la green house.

  • No desperdicies electricidad. El consumo de electricidad es uno de los puntos críticos en lo que a la salud del planeta se refiere, por lo que es importante observar algunas reglas básicas para un uso justo y responsable. Evita dejar los electrodomésticos en modo de espera, apaga las luces cuando no te encuentres en las habitaciones, elige electrodomésticos de clase alta y programa las lavadoras y lavaplatos en espacios de tiempo reducido. Estas son las primeras precauciones que debes seguir.
  • No desperdicies agua. La mayor parte del agua que consumimos es en realidad un desperdicio. ¿Algunos ejemplos? Dejamos abierto el grifo mientras nos enjabonamos o al lavarnos los dientes, mientras lavamos los platos o lavamos la ropa. Son diversas las formas de optimizar el consumo de agua. En las casas pasivas, por ejemplo se recupera el agua del lavabo, la ducha y el bidé para llenar la cisterna del inodoro. Además, la recolección de agua de lluvia es perfecta para regar el jardín o incluso para su consumo. No nos damos cuenta de que con un poco de atención, todos estos consumos podrían reducirse, en beneficio del medio ambiente y del proyecto de ley.
  • El aislamiento térmico es muy importante, tanto en verano como en invierno. Con ventanas adecuadas, con doble o triple acristalamiento y accesorios que impiden la transmisión térmica, el microclima doméstico se mantiene sin desperdiciar energía innecesaria. También en este caso, hablamos de una doble ventaja, tanto a fin de mes como en términos de contaminación.
  • La iluminación. Es muy efectiva la instalación de luminarias LED en comparación con las bombillas tradicionales. Con esta solución se puede ahorrar hasta el 50% de energía eléctrica. Por otro lado, si aún nos encontramos en la fase de diseño del inmueble, favorecer la presencia de luz natural a través de aperturas en fachada reducirá la necesidad de encender luces artificiales. Otros recursos son la elección de muebles con estructuras ligeras, mesas, sillas, estanterías…, que no interrumpan demasiado el paso de la luz; o el uso de tonos claros para paredes, suelos y techos.
  • Energía limpia. Los paneles solares, la biomasa, la energía eólica y la geotermia se utilizan cada vez más en la construcción. Los costes iniciales pueden ser bastante elevados, pero el ahorro que implican estas instalaciones pueden hacernos amortizar la inversión inicial en aproximadamente un año, según el tipo de instalación. Las energías renovables son un remedio contra la escasez de recursos energéticos tradicionales, como los combustibles fósiles (el petróleo, el carbón y el gas natural…) que se están agotando y cuyo coste es mucho mayor.

Incorporar estos valores en nuestras vidas es un deber de cada uno de nosotros. Ya sea una reestructuración integral o simplemente cerrar el agua mientras nos cepillamos los dientes, todos debemos empezar a aplicar estos hábitos. El ahorro económico será la justa recompensa para cada una de estas pequeñas o grandes acciones.

De la misma manera que ocurre con el carsharing, una vivienda eficiente tiene dos ventajas principales: minimiza el impacto medioambiental y supone un importante ahorro económico. No lo dudes y aplica estas sugerencias para tu vivienda actual o futura.

 

0/5 (0 Reviews)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *