Un día de Respiro. Senderismo en Peñalara, el techo de Madrid.

Parque Nacional desde 2013 -y el segundo más visitado del país tras el del Teide- te proponemos hoy una excursión a la sierra de Guadarrama para este fin de semana. Una ruta circular hacia el pico de Peñalara con dos alternativas (corta y larga) para escapar de la ciudad tras una intensa semana de trabajo. Desde aquí, podrás disfrutar de las majestuosas vistas de las Provincias de Madrid y Segovia. ¿Te vienes?

La Ruta hacia el Pico Peñalara

El punto de partida de esta inolvidable excursión es el aparcamiento del Puerto de Cotos, al cual llegamos tomando la salida de Guadarrama en la A-6 y luego conduciendo hasta Navacerrada. Una vez allí tomamos la M-604 en dirección a Rascafría y encontraremos a mano derecha el parking.

Aquí te recomendamos que entres a la casa del parque para solicitar un mapa del recorrido. Un sendero de tierra de 200 metros te llevará entre frondosos árboles hasta el primer mirador, el Mirador de la Gitana, donde vale la pena detenerse para disfrutar de las vistas de la sierra.

Tras unos metros llegamos al Cobertizo del Depósito y es aquí en donde queremos proponerte un “pequeño” desvío. Y decimos “pequeño” entre comillas ya que implica un desvío de una hora aproximadamente, pero que valdrá totalmente la pena.

Así que elige tu propia aventura: si quieres tomar el desvío, lee el “Desvío hacia la Laguna Grande de Peñalara”. Si prefieres seguir directo a la cima del Peñalara, pasa a “A la cima del Peñalara”.

Desvío hacia la Laguna Grande de Peñalara

A mano derecha del cobertizo comienza una escalinata de madera y roca que, tras 200 metros, nos deposita en el Camino de la Laguna o Camino del Agua, un maravilloso y tranquilo paseo (apto para toda la familia) a través de la ladera de la sierra.

A mano izquierda, gran cantidad de fuentes desde donde cae agua, y a mano derecha, unas vistas inigualables hacia las sierras circundantes y el valle debajo. Tras 2.3 kilómetros y poco menos de una hora de trayecto desde el parking, llegamos a la caseta de los guardas, preludio para lo que vendrá cuando nos adentremos en el Circo de la Laguna.

Allí comienza un zigzagueante camino de madera que rápidamente va ascendiendo hacia la cara de la sierra (ganando 100 metros de altura en apenas 600 de recorrido), y allí, cuando ya no se puede subir más, la Laguna Grande nos espera. Dependiendo de la época del año nos esperará caudalosa, o casi como pidiendo permiso para ser laguna.

Pero todo su entorno vale la hora y media de caminata que llevamos encima: las altas paredes de granito, las rocas mohosas, el ir y venir de los arroyos, el volar de los buitres negros y de las águilas imperiales, y algún que otro corzo pastando por allí.

Admirando la grandeza y el esplendor de la sierra de Guadarrama, es el momento ideal para darse un gusto con un bocata y bastante agua. La Laguna está rodeada de una soga para preservar el estado natural. Aquí es donde te pedimos que por favor respetes la naturaleza y la cuides ya que es de todos.

Ahora es momento de seguir nuestro camino y encontrarnos con tu otro yo, ese que prefirió seguir hacia la cima sin hacer este desvío. Pobre de él, lo que se ha perdido.

Ascenso al Refugio Zabala

Desde la Laguna Grande se puede ver una antena sobre una construcción de piedra, el Refugio Zabala. Y aquí queremos dejar las cosas claras: si dudas, no subas. Si resbala, no lo hagas. Si hay nieve y no tienes el material necesario (raquetas, crampones, etc), lo mejor será regresar tras tus pasos.

Una vez que estás a los pies del Zabala e imaginas lo que sería descansar una noche allí, bajo el manto de millones de estrellas, y el ruidoso silencio de la sierra, tienes que seguir de frente, como alejándote de la Laguna, para empalmar con el camino que marca “Pico Peñalara: 1,5 horas”.

Sí, así es, tu otro yo debe estar ya en la cima, pero luego querrá que le cuentes acerca de esa maravillosa laguna.

A la cima del Peñalara

“Qué bien que he elegido. Esa laguna seguramente no valía la pena…”.

Ahora que has elegido “bien”, tienes que tomar el camino que hay de frente, justo pasando el cobertizo. En breve comenzarán las interminables zetas que te harán creer que la cima está al norte, luego al sur, luego al norte, y luego al sur otra vez.

Primero pasarás por los 2.271 metros de la Hermana Menor, y luego por los 2.285 de la Hermana Mayor. Irás por un sendero, y luego ya no. Pero no importa. Siempre verás la cima del Peñalara a la que deberás llegar. Será cuestión de dejarte llevar por tu instinto.

Lo alto de la sierra es una inmensa explanada, así que a menos que te guste correr peligro y bordear la ladera haciendo equilibrio, es un camino amplio, fácil, sin grandes problemas. Salvando la época de grandes nevadas en donde necesitarás raquetas y/o crampones dependiendo del estado de la nieve/hielo, podrás caminar perfectamente con tus botas de senderismo, sobre grandes y pequeñas rocas, sin necesidad de tener ningún tipo de conocimiento de montañismo.

Allí ya no hay vegetación alta. Son apenas unos arbustos en el suelo lleno de rocas. Si has ido a la Sierra de Gredos, puedes imaginarte algo similar.

Y ahora sí, el ascenso final. Unos metros más y ya estás en la cima del Pico Peñalara. Allí en donde una estuca de piedra marca el techo de las provincias de Madrid y Segovia. Párate allí y disfruta sabiendo que ahora nadie está más cerca del cielo que tú.

Pero sobre todo disfruta de la maravillosa vista de 360 grados hacia todo el Parque Nacional de Guadarrama, hacia Madrid, hacia la Sierra de Gredos, hacia el Embalse de Pinilla, y, en los días muy despejados, hacia la majestuosa cordillera Cantábrica.

Cierra los ojos, siente la brisa del viento en tu cara, escucha el silencio absoluto, el graznar de los cuervos. Y respira. Sí, respira. Porque en la semana a veces no puedes darte ese lujo. Y tú más que nadie sabes que necesitas un respiro.

DATOS TÉCNICOS

Inicio de sendero: Parking del Puerto de Cotos
Distancia desde Madrid: 72 kilómetros por la A-6 y M-601
Km de recorrido: De Puerto de Cotos a Peñalara: 12 kilómetros ida y vuelta
Desvío a Laguna Grande de Peñalara: unos 5 kilómetros de desvío
Desnivel: 598 metros
Tiempo aproximado: 5 horas
Nivel de dificultad: Moderado (Fácil a la Laguna)
Elementos indispensables: botas de senderismo, capas de abrigo para el invierno, gorro, protector solar, gafas de sol, raquetas y/o crampones si el tiempo lo requiere. Y mucha agua.

0/5 (0 Reviews)

2 comentarios en “Un día de Respiro. Senderismo en Peñalara, el techo de Madrid.”

    1. Muchas gracias Joaquín. Ya estamos preparando nuevos planes de escapadas, así que te recomendamos que sigas atento a nuestro blog

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *