Nuevos hábitos de movilidad: del coche propio a la intermodalidad

Cada vez son más las personas que optan por prescindir del vehículo privado para desplazarse de manera eficiente, económica y sostenible combinando el transporte público con servicios de alquiler ocasional de bicicletas, motos y coches por horas. La intermodalidad es, cada vez más, la solución perfecta para quienes viven o trabajan en el área urbana de las grandes ciudades.

El vehículo privado conlleva unos enormes gastos fijos que la mayoría de las personas soportan de manera innecesaria. Como muestra esta infografía de El País, el elevado precio de compra, seguro, gastos en combustible y aparcamiento, impuestos, averías y revisiones, hacen que el coste real de un pequeño utilitario de 13.370€ que realice unos 12.000 kilómetro al año durante una vida media de 8 años ascienda a más de 5.000 euros anuales. Es decir, al final de la vida útil del coche, habremos pagado 3 veces el precio original de compra. Teniendo en cuenta además que de media un coche permanece aparcado el 95% de su vida, está claro: tener coche propio es un lujo absurdo.

Alquilar coches por horas o días combinándolo con otras opciones de transporte, tiene muchas ventajas:

Supone un gran ahorro frente al coche propio: accediendo al coche cuando es necesario, los usuarios de Respiro ahorran de media 2.115€ al año comparando con la misma frecuencia de uso en un coche particular (dato extraído a partir de respuestas de nuestros usuarios en la Encuesta Anual de Satisfacción y Hábitos de Movilidad)

Es más respetuoso con el medio ambiente: al compartirse con una comunidad de usuarios, cada coche de Respiro retira entre 12 y 20 vehículos particulares de la circulación.

Se racionaliza su uso: el pago por viaje hace que se cuestionen algunos trayectos de corta distancia que antes se hacían en coche propio y pasen a realizarse en transporte público, andando e incluso en bicicleta. Como los propios usuarios de Respiro indican en nuestra última encuesta, ahora conducen un 41% menos de lo que hacían cuando tenían coche propio.

Es fácil de usar: además de las aplicaciones nativas para Android e IOS que Respiro ofrece a sus socios y que permiten reservar un coche sobre la marcha, la apertura de los coches se realiza mediante la tarjeta de socio de Respiro, y ahora también con la Tarjeta Transporte Público de Madrid.  El acuerdo entre Respiro y el Consorcio de Transportes por el que los titulares de la TTP pueden acceder a la red de carsharing con su tarjeta de transporte, demuestra cómo la administración ve en Respiro una alternativa real al coche propio y un complemento perfecto del transporte público.

Aumenta el uso del transporte público: como confirman nuestros socios, tras unirse a Respiro aumenta el uso combinado de metro, autobús, etc. En concreto, un 18% de nuestros socios asegura utilizar ahora más estas modalidades de transporte.

En resumen, nos encontramos en un momento en el que la movilidad como servicio ya sustituye a la propiedad como opción para miles de personas, y esto sólo es posible con una óptima combinación de redes, estructuras y servicios.

Desde el lanzamiento de Respiro en 2010 como servicio pionero de car sharing en Madrid, asistimos, especialmente en los últimos dos años, a una eclosión de servicios de movilidad, hasta el punto de que hoy en día la intermodalidad se ha convertido en la mejor opción de desplazamiento en nuestra ciudad.

Respiro es la forma más fácil, económica y sostenible de tener coche cuando lo necesites. A través de este sencillo formulario de alta podrás disponer del coche que necesites, en el parking que mejor te convenga y por el tiempo que necesites, ahorrando una gran cantidad de dinero al final del año y contribuyendo a mejorar la calidad ambiental de nuestra ciudad.

Hay un medio de transporte para cada tipo de trayecto ¡Pásate a la intermodalidad con Respiro y empieza a ahorrar!

0/5 (0 Reviews)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *