¿Cuál es la huella de carbono de un coche nuevo? Un análisis de The Guardian

El periódico británico The Guardian publicaba hace unos días un interesante post en su Greenliving Blog sobre la huella de carbono en la fabricación de un vehículo nuevo.

El cáculo de las emisiones de fabricación de un coche es bastante complejo (puesta en conjunto de una serie de componentes, con el consiguiente transporte alrededor del mundo, que debe ensamblarse y con el correspondiente consumo energético de estos procesos). La propia huella de las oficinas, fábricas e infraestructuras de los fabricantes tienen su consiguiente huella que debería de alguna manera asignarse proporcionalmente a los vehículos que fabrican.

Después de un interesante análisis, se llega a la conclusión de que los coches tienen una huella de carbono mayor de lo que originalmente se creía (aunque evidentemente, ciertos coches se fabrican de manera más eficiente que otros del mismo precio). Fabricar un coche de tamaño medio de unos 28000€ puede generar más de 17 toneladas de C02 (casi tanto como tres años de gasto de gas y electricidad de una familia típica británica).

El análisis sugiere que el gas y la electricidad utilizados por la industria automovilística (incluyendo todos los componentes de fabricación, plantas de ensamblaje) representan menos del 12% del total de emisiones. El resto de emisiones se produce en la extracción de metales (33%), fabricación de caucho (3%) y en la fabricación de maquinaria y herramientas (5%) incluyendo los viajes de negocio de los empleados de este tipo de empresas.

En conclusión, con todos estos cálculos en mente, generalmente tiene más sentido conservar el antiguo coche cuanto más tiempo mejor y cuidarlo para que dure lo más posible. Si conservamos un coche 200000 kilómetros en lugar de venderlo y comprar otro nuevo a los 100000, las emisiones por kilómetro que el coche hará a lo largo de su vida pueden reducirse hasta un 50% al distanciarse cada vez más de las altas emisiones de fabricación iniciales.

Cuando al final necesitamos cambiar de coche, se recomienda ir hacia modelos lo más eficiente posibles para limitar las emisiones. Pero antes de nada, se recomienda mirar las opciones de car sharing de tu ciudad (sobre todo si vives en el centro) pues se pueden ahorrar muchos euros y el número de coches que deben ser fabricados pues la demanda bajará.

Cada persona necesita una opción distinta, pero en el caso de Madrid y como complemento al transporte público, desde Respiro promovemos un uso racional del coche a través de nuestro servicio de Respiro Car Sharing. Además de reducir el número de vehículos en la ciudad, en Respiro compensamos las emisiones tanto de fabricación (las más altas) como las de uso de los coches de nuestra flota. Compensamos a través de interesantes proyectos con www.ceroco2.org como el de generación de energía eólica en India con pequeños promotores locales.

0/5 (0 Reviews)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba